Buscar

Un dia en la vida del gordo

To Beef or not to beef!

Mis amigos son todos unos putos!

gordo.jpgMis viejos amigos del secundario me engañaron. Ninguno de ellos se hizo guitarrista, actor porno, rey de la noche, yonqui, cineasta o titiritero. No, ellos optaron por ser ejecutivos de cuenta, directores suplentes de empresas familiares, importadores de perfumes baratos o publicistas aspirantes al Clío.

Mis amigos del secundario me estafaron: sacaron número de CUIT, abrieron cuentas bancarias, formaron familias, crearon PYMES, compraron casas en barrios cerrados y, en lugar de prestarme los departamentos de soltero que ya no usaban, pretendieron cobrarme alquiler.

Anuncios

Miiguel Conejito Alejandro + Pocho La Pantera

PREGUNTAS EXISTENCIALES!

2Si los hombres son todos iguales, por qué las mujeres eligen tanto? ¿Por qué las mujeres abren la boca cuando estan pasándose alguna crema en la cara? ¿Si el vino es líquido, cómo puede ser seco? ¿Cómo se escribe el cero en números romanos? ¿Por qué las lunas de otros planetas tienen nombre, pero la nuestra se llama luna? ¿Por qué cuando alguien llama por teléfono a un número equivocado nunca da ocupado? ¿Por qué las personas aprietan el control remoto con más fuerza, cuando se está quedando sin pilas? ¿El instituto que emite los certificados de calidad ISO 9000 tiene calidad certificada por quién? Cuando inventaron el reloj, ¿cómo sabían qué hora era, para poder calibrarlo? ¿Por qué hay gente que despierta a otros para preguntar si estaban durmiendo? Un parto en la calle… ¿es alumbrado público? Una vida más larga… ¿acortaría la muerte? Cuando un vuelo tiene un retraso… ¿es porque no le ha bajado el tren de aterrizaje? ¿Los infantes disfrutan la infancia tanto como los adultos el adulterio? El recto… ¿es insobornable? ¿Dónde está la otra mitad del Medio Oriente? ¿Cuánto miden las altas horas de la noche?

Padres hipócritas…

hipocrita

Nos criaron para no aceptar caramelos de extraños, pero sí regalos de un viejo loco vestido de rojo que te entra de noche a la casa por una chimenea.

 

Igual nada es màs contradictorio que tus padres poniendo tu diente abajo de la almohada para que el Ratón Perez te traiga guita. Una vez tuve lauchas en mi casa y pusieron veneno y tramperas por todos lados… No entendìa nada. Creo que ese día muriò mi infancia.

Me di cuenta que viejos son los trapos… y yo

39082_1506772022638_1034411904_1441517_6186334_nAun no me quejo en la cola del banco mientras le cuento a un desconocido sobre mi familia y sobre la plata que voy a retirar, no creo que los jóvenes eran más educados antes, ni contradigo a todo el mundo mientras no tengo idea de que estoy hablando… pero… me siento un poco avejentado.

Dejando mi antisocialismo (no me refiero a ser amante del capitalismo, sino a quedarme leyendo en casa mientras todos salen) de lado, empecé a salir más y a tratar de divertirme.

El problema es que mis amigos son o más grandes que yo o más jóvenes.

Los más grandes se me rieron en la cara cuando les dije de salir y siguieron tomando su vino y hablando sobre la ventaja de manejar inversiones en francos suizos en paraísos fiscales.

Los más jóvenes mientras les consultaba para salir ya iban por su segundo shot de tequila. Decidí salir con ellos a ver que onda.

Realmente la paso muy bien. Solo hay un pequeño problema de interacción generado por la diferencia de edad. Lo que genera los siguientes inconvenientes.

15 señales que muestran que estoy viejo para salir tanto

– Conozco unos tres boliches en la ciudad (de los cuales dos los conozco “de nombre”). Ellos unos quince.

– No conozco NINGUNA de las canciones que escuchan.

– El ultimo “pasito” que me aprendí es el de “Provócame”, de Chayanne

– Una de las chicas me dice “Papá Guybrush”

– Al volver de bailar se ponen a cocinar y hablar de la vida… mientras yo hago fuerza por no dormirme parado.

– Al día siguiente tengo que ir a trabajar

– Conocen millones de “juegos para tomar”.

– Pierdo en todos.

– Quieren salir todos los días. A mi la resaca me dura hasta el miércoles.

– Mi hígado me odia.

– Mi cabeza también.

– Las ojeras hacen que se me vaya la cara para adelante.

– Me escandalizan (y dan envidia) algunas de las “relaciones libres” que a ellos les parecen de lo más normales, haciéndome sentir como un cura medieval.

– Solía gustarme una chica que nació mientras yo veía la final del mundial de Italia.

– Obviamente su interacción con el sexo opuesto está mucho más aceitada que la mía. Si eso no fuese una metáfora, mi chamullo realmente rechinaría.

Somos todos iguales!

Me emociona tanto el matrimonio gay, que no me da ni para escribir un texto en joda sobre el tema. Se me pone tan grande la sonrisa cuando pienso que ganó la igualdad, que no me da ni para contar mi aventura en Pinar de Rocha, de esa minita que me comí el sábado. Estoy tan feliz de que nos dejemos de joder con la Iglesia, que no me da ni para contarles lo mucho que me rompe las pelotas que se corte la señal de Direct TV cuando llueve. Me siento tan orgulloso de vivir en un país que banca la diversidad, que no me da ni para contarte sobre la chica traviesa que me gusta!
Estoy chocho, realmente. Tan chocho que no me da ni para confesar que cada vez que salgo de padrino de uno de los pendejos de mis amigos, pienso que sería re grosso cupido con engancharme con la madrin. Quiero gritar lo que amo que se haya aprobado la Ley de Matrimonio Igualitario, tanto que no quiero ocupar ese grito en contarte a la chica rellenita que me comí en un after.
Soy feliz, simplemente. Tengo orgullo, de sobra. Bergoglio, you´ve got it inside, y todos somos iguales, de una.

“No hay amor más sincero que el amor a la comida.”

Desde hace años (en realidad desde el fin de semana pasado, mientras me comía un chorizo de parado) que me pregunto cómo es que los hombres empezaron a probar ciertas comidas y las incluyeron en su dieta diaria.

10 preguntas que me hago sobre el descubrimiento de varias comidas

– ¿Era el hambre tan fuerte que los impulsó a arrancar un palo naranja de la tierra y a probarlo  a ver qué onda?

– ¿Cuánta gente habrá dicho “miren muchachos, encontré unos hongos… ¿a ver qué tal están?”  y cayeron muertos en el acto o corrieron desnudos creyéndose dragones por un par de horas?

– ¿Cuántas veces los hombres postergaron el descubrimiento de algún manjar por años solo porque el tipo encargado de probar las cosas tenía un gusto de porquería y les dijo que “las frutillas no están tan buenas”?

– ¿Están de acuerdo con que Marcopolo cagó las cosas llevando la pólvora al oeste, pero las compensó trayendo pasta? – ¿Se habrá perdido el hombre de alguna delicia solo porque no se dio cuenta que había que pelarla antes?

– Por otro lado, ¿quién fue el genio que se metió en tanto problema para romper la cascara para finalmente comer… coco?

– ¿Cuándo fue la primera vez que se dijo: “no, no tires esa leche pasada… sé qué crees que soy un cerdo, pero creo que descubrí algo grosso”?

– ¿Cuánto tiempo habrá pasado hasta que se dieron cuenta que si lavaban las cosas tenían un gusto más rico?” (Salvo los brotes de soja… esos tienen gusto a tierra siempre).

– O que si ponías a ese chivito dientes de sable cerca del fuego (pero no muy cerca) por un rato tenía mejor sabor.

– ¿O quién, después de descubrir eso se dijo: “ya sé que hay que cocinar las cosas, pero creo que si agarramos este pescado y este pasto de mar y los dejamos crudos me hago millonario”?

Facilidades en celuloide

Facilidades en celuloide

5 cosas que las películas te hicieron creer que son fáciles… y no lo son.

Hackear

Parece que para Hollywood, con una computadora hogareña, una conexión a Internet y un pibe que se pasa todo el día paveando con la maquina, ya es suficiente para meterte en la base de datos de la CIA, cambiar de color los semáforos de una ciudad japonesa o lograr que el microondas del vecino le queme la cena. Todo eso a velocidad supersónica. Probablemente no usen el Windows que tengo en casa, que se la pasa preguntándome si estoy seguro que quiero hacer algo que le pedí hacer 5 segundos antes.

Triunfar en el deporte

Para el séptimo arte, prepararse para una maratón es tener 15 kilos de sobrepeso un día y a las 3 semanas estar súper en línea, sin contracturas, ni tendinitis, ni desgarros, corriendo una carrera de la hostia y ganándole a tu competidor en el film, que seguro es atleta profesional. Lo mismo aplica para fútbol, básquet, tenis o el deporte que se te ocurra; la “voluntad” es más útil que ser un as en el campo o tener toda una vida de entrenamiento.

Participar en una persecución de coches

Todo el mundo sabe usar el freno de mano para “colear” el auto en las esquinas. Siempre las calles que elegimos están llenas de autos, pero con los espacios suficientes para que uno pueda pasar; o, si no se puede pasar, se puede subir a la vereda que no vamos a chocar a ningún transeúnte desprevenido, ya que parece que en las películas no hay viejitas deambulando y los peatones tienen reflejos felinos para salirse del camino justo a tiempo.

Matar a 300 guerrilleros

¡Es fácil, de verdad! Si te rodean de a 5 para pegarte, te van a atacar de a uno, demostrando una caballerosidad rara de encontrar entre los guerrilleros de la vida real. Si tienen armas van a tener peor puntería que mi abuela la de las cataratas (mi abuela misionera ve MUY mal). Y si están refugiados en una mega fortaleza siempre se van a dar cuenta que desconectaste las cámaras de seguridad o que pusiste un montón de bombas por ahí cuando ya es demasiado tarde.

Conquistar siendo un/a idiota

Si las comedias de los últimos tiempos nos han enseñado algo es que cuanto más raro/feo (con personalidad) y torpe (divertido) seas, más posibilidades vas a tener con el sexo opuesto. Claro, en un comienzo ellos siempre las van a querer flacas, tetonas y lindas, pero eventualmente se van a dar cuenta que sos súper divertida y eso los va a conquistar. Y ellas siempre van querer salir con el capitán del equipo de fútbol americano, pero luego te van a dar bola a vos, porque por más que no tengas auto, ni músculos, ni una piel libre de acné… tenés corazón. Aaahhhhh…

BONUS TRACKS:

– Sobrevivir en la jungla / una isla desierta es una pavada y siempre te deja una enseñanza.

– Mantener el peinado y/o maquillaje a la perfección es pan comido, al menos que sea una comedia o un drama.

– El la vida real si el pibe tiene un lunar ya te da asco, pero el las pelis es sencillo enamorarse de un fantasma, un robot, un extraterrestre o un monstruo.

Mi amigo el vinazzi!!!

Yo te Amo: Scarlett Johansson, y su alias Viuda Negra

¿Cuán femenino sos?

Indicios de que vos, hombre, tenés un fuerte costado femenino.
  • Le pedís a tu mujer que te lleve a un shopping ¡un domingo!
  • Te depilás el bozo con cera… el afeitado ya no te vá…
  • Sabés, con mucha certeza, que la peluquería está cerrada los lunes.
  • No sólo usas la crema antiarrugas, sino también para la celulitis.
  • Le usas a tu mujer las cremas antiarrugas.
  • Te comprás un Caniche Toy (cuando el hombre prefiere un perro chiquito, algo le está pasando) y lo llevás a todas partes: a la oficina, a la cancha, al asado de amigos, ¡al gimnasio con el caniche!

Mis recuerdos de la Guerra de Malvinas

Que puedo decir yo. De que vale mi palabra en este momento. Yo no estuve ahí, yo no sufrí ninguna perdida, yo no seguí cada minuto de la guerra como si fuese un mundial. Simplemente yo no se.

Yo no deje mis preciados tesoros en una recaudatoria carrera por ayudarlos. Yo apénas entendía lo que mis viejos decían. Yo tengo recuerdos de imagenes, audio, video o palabra.

Yo trato de pensar que se siente perder un hijo, un hermano, un amigo, un padre en una guerra. Nunca lo sabré. Nunca sabré lo que se siente y difícilmente pueda entenderlo con palabras o imágenes. Simplemente yo no se.

¿Si yo no se tantas cosas puedo sentirme libre de cualquier sufrimiento? ¿Puedo dejar pasar esta fecha por el calendario como si fuese el día del bancario o de la torta frita? ¿Puedo deslizarle a mis hijos la historia de una batalla que lucharon otros, por una causa que defendían aquellos y que causó la muerte de unos cuantos? ¿Puedo ser yo tan hijo de puta y desentenderme de todo esto?

Aunque no lo sufrí en carne propia, no lo viví “minuto a minuto”, no lamente pérdidas cercanas y difícilmente entienda el profundo dolor de aquellos que si padecieron directamente esa trágica guerra, mi corazón, mi alma y hasta mi último esfuerzo los dono para aquellos que murieron en Malvinas.

Puede ser que yo no sepa, pero gracias a Dios siento, amo y vivo mi país y su lucha y sufrimientos.

Nunca los olvidaré, nunca dejaré de recordarlos. Aunque nunca los haya conocido.

La vida entre besos y abrazos (Qué derroche de amor, cuánta ternura)

Me preocupa el tema de los saludos, ya sean por mail o por teléfono. ¿Por qué a gente que nunca vi (ni mucho menos toqué) le mando un “abrazo” o, peor, un “fuerte abrazo”? Tengo un amigo que antes de cortar con algunos clientes, les dice: “te mando un abrazazo”. Por suerte no trabajo a comisión. Quiero decir: el objetivo de ventas no me idiotiza.

¿De dónde sale la confianza para dar abrazos? ¿A los hombres se les manda abrazos y a las mujeres besos? ¿Mandar “besos” (en plural) es de pajero? ¿Por qué las minas me mandan tantos “besos” si en la vida real todas me dan, como mucho, uno solo? ¿El mail las calienta? ¿Las mujeres que mandan “besos” están tirando onda o son histéricas? Por el contrario: ¿por qué me molesta tanto cuando un amigo al que en la vida real saludo con un beso, me manda ese mismo beso por mail o por teléfono? ¿Los hombres que les mandan besos a otros hombres son putos relajados? ¿Internet desnuda nuestra auténtica sexualidad? ¿Las minas mandan ciber “besos” porque en el fondo son fiesteras? Si existiera la posibilidad de trasladar esa ternura cibernética a la vida real: ¿de verdad nos gustaría andar dando todos esos besos y abrazos?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑